La brecha de empatía de frío a caliente: un concepto importante para solución del embarazo adolescente

La brecha de empatía de frío a caliente: un concepto importante para solución del embarazo adolescente

Por: Alex Serrato Rojas, analista de BEST

Una problemática actual que afecta a los adolescentes es el embarazo no planificado, el cual no ha variado significativamente del 13% registrado hace 30 años; sin embargo, en la zona rural ha aumentado a un 23%, según el informe anual sobre el Estado de la Población Mundial del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Asimismo, dicho informe describe las consecuencias lamentables que padecen y/o padecerán dichas mujeres englobadas en el marco de la desigualdad. En ese contexto surge la preocupación por entender y saber cómo abordar dicha problemática de manera diferente y eficaz.

Los científicos del comportamiento, a pesar de los impedimentos que tuvieron para experimentar en el campo de la sexualidad, investigaron qué pasaba en los jóvenes que en un estado frío, caracterizado por ser racional y consciente,  consideraban que actuarían de cierto modo; pero en un estado apasionado, en donde sus emociones estaban al límite y eran más irracionales, actuaban distinto, asumiendo riesgos que negaron en el estado frío. De manera específica, Dan Ariely y George Loewenstein corroboraron la falta de capacidad de las personas para predecir su comportamiento en un estado frío o racional donde, por ejemplo, los estudiantes afirmaban que no tendrían relaciones sexuales sin preservativo; sin embargo, cuando se encontraban en un estado pasional mencionaban que no les importaría mantener relaciones sexuales sin protección.

Esta falta de capacidad se le conoce como brecha de empatía fría a caliente, la cual permite entender que no es posible prever cómo nos comportaremos en un estado pasional o emocional, es decir, a pesar de que una situación sea familiar y nos haya pasado varias veces, no tenemos la capacidad de predecir como actuaremos en dicha situación con nuestras emociones al límite. Esto nos hace conscientes que necesitamos tomar medidas antes de que estemos en dicho estado, o evitar la situación ya que, contrario a lo que se considera, no podemos cambiar rápidamente nuestra voluntad en dicho momento.

El adolescente necesita saber dicho concepto y así entender lo que pasa en él, ya sea tanto en el estado frío como caliente, ya que esto le permitirá prever y tomar medidas antes de que se encuentre en el estado pasional. En el caso de la sexualidad responsable, ellos podrían considerar llevar siempre un preservativo en la cartera, o saber qué estrategias utilizar ante las emociones del momento pasional; sin embargo, como indica Dan Ariely, es mejor reaccionar antes evitando la situación o estar preparados para asumir las consecuencias de que actúen diferente a lo que se pensó en el estado frío.

Por último, es importante seguir investigando en dicho campo ya que por prejuicios o tabúes no se realizan investigaciones sobre sexualidad, lo cual limita la eficacia de las políticas públicas, las cuales hasta el momento no han tenido un efecto contundente en la reducción del embarazo adolescente, ya sea por el desconocimiento de la psicología del adolescente, como por el poco apoyo a dichas investigaciones.

 

Referencias

Ariely, D. (2017). Las trampas del deseo. México: Booket

RPP (29 de octubre del 2017). El 13 % de adolescentes peruanas quedan embarazadas, según informe del UNFPA. Recuperado de http://rpp.pe/peru/actualidad/el-13-de-adolescentes-peruanas-quedan-embarazadas-segun-informe-del-unfpa-noticia-1085541

Leave a Reply

Your email address will not be published.