Familias y mercado educativo en el Perú

Familias y mercado educativo en el Perú

Por: Alejandro Javier Pérez Portocarrero, analista de BEST

En los últimos años se ha experimentado un fuerte incremento de la matrícula de estudiantes en escuelas privadas que ha sido explicado por diversos factores. Entre estos, destaca la idea de las familias que considera que la calidad educativa de las escuelas privadas es siempre mejor al de las públicas (Cuenca, 2013). Sin embargo, la evidencia reciente y un balance de las políticas de privatización educativa de los últimos años, muestran que este ideal de calidad no se ha cumplido (Balarin, 2015). Por tanto,  es necesario seguir abordando esta problemática. Para ello, se repasará el contexto en el que las familias deciden por una escuela y además, las implicancias de este en su comportamiento y en las políticas públicas.

El imaginario social sobre las escuelas privadas, ha sido construido a lo largo del tiempo y se ha organizado alrededor de razones como: una perspectiva histórica, en la que la iniciativa privada suplió los vacíos dejados por el Estado y ofreció una enseñanza moderna; el discurso del capital humano, que centró el análisis en el logro eficiente de los aprendizajes; la evidencia sobre la no-gratuidad efectiva de la enseñanza, que genera distorsiones en su financiamiento; y el contexto reciente de promoción de la inversión privada en los asuntos públicos iniciado en el gobierno de Fujimori (Cuenca, 2013).

La privatización educativa de los noventas fue por defecto en el sentido de que más que obedecer a políticas explícitas de liberalización del mercado, fue resultado de la respuesta social a limitaciones reales y/o percibidas en la oferta pública. A esto se sumó un contexto regulador y de gobernanza precarios, generándose un mercado heterogéneo y con fallas. Por tanto, la idea de que liberando a la educación del control burocrático del Estado e introduciendo competencia que fomentaría la innovación y mejoraría la calidad sin comprometer la equidad, resultó equivocada (Balarín & Ñopo, 2017) (Verger et al, 2017).

En presencia de fallas de mercado, las asignaciones distan de ser eficientes. Los mecanismos introducidos en el Perú, poseen, básicamente, dos fallas. Por un lado, se tiene un mercado heterogéneo en el que la competencia no se encargó de eliminar a las escuelas de peor calidad. Con la promoción de la iniciativa privada en el sector, diversos inversionistas fueron atraídos, desde grandes consorcios empresariales hasta pequeños emprendedores (Cuenca, 2013). Asimismo, el marco regulador débil no aseguró que el mercado elimine a los malos competidores (los de baja calidad). Como resultado, un mercado privado muy variado (en costos, infraestructura y resultados) con dos tipos de escuelas: las de bajo costo, que son la mayoría, funcionan como negocios de subsistencia y se orientan a la provisión de contenidos más que a la calidad; y las de mayores costos, que son muy pocas, son rentables, se concentran en sectores sociales más acomodados, compiten y se orientan a una formación más integral de los estudiantes (Balarín & Ñopo, 2017).

Por otro lado, la distribución de la información sobre las escuelas es asimétrica y muchas decisiones que las familias toman no se basan necesariamente en calidad. La experiencia que las familias forman como consumidores es escaza puesto que las transacciones que realizan son poco frecuentes, de hecho, algunos de ellos raramente cambian a sus hijos de la escuela que inicialmente eligieron para ellos. Además, la decodificación de la información del mercado es difícil y está en función al capital social y cultural de la familia. A pesar de que las familias señalar basar sus decisiones en calidad (OECD, 2015), conceptos como esos son confusos y poseen muchas dimensiones (UNESCO, 2004). Adicionalmente, los resultados de calidad no se observan en el corto plazo. En contraste, las decisiones de las familias se basan en consideraciones más prácticas (racionalidad acotada), como la cercanía al hogar de la escuela, los contenidos que se ofrecen y la autoselección en base al estatus que se obtiene al agruparse dentro de grupos socioeconómicos más homogéneos (Balarín & Ñopo, 2017).

En conclusión, optar por una alternativa privada en lugar de la que provee el Estado es cada vez más frecuente y su implicancia para las políticas públicas es importante. La privatización ha generado un mercado heterogéneo, con fallas y sin referentes claros de calidad (Balarín & Ñopo, 2017). Esto sin embargo, ha sido posible por la ausencia de un marco regulador sólido y la desatención por parte del Estado. Por tanto, el comportamiento de las familias, expresados en sus decisiones, puede distar de soluciones ideales como las del consumidor racional.

Las ciencias del comportamiento pueden ayudar a lograr un mejor entendimiento de este tipo de consumidores (Starmer, 2016). Por ejemplo, se podría atender la posible existencia de un sesgo de status quo de las familias: estas podrían no cambiar sus decisiones aunque los beneficios de hacerlo sean evidentes. Modificar el comportamiento de estas personas y facilitarles el acceso a una mejor información podría no solo significar la generación de comportamientos socialmente deseables, sino también que contribuiría a mejorar la gobernanza y a continuar las reformas de sectores tan importantes como el educativo.

Referencias

Balarin, M. (2015). Las multiples formas y efectos de la participación del sector privado en la educación. Balance de investigación. Lima: Proyecto FORGE. Grupo de Análisis para el Desarrollo – GRADE.

Balarin, M. (2015). The Default Privatization of Peruvian Education and the Rise of Low-fee Private Schools: Better or Worse Opportunities for the Poor? Open Society Foundations. Education Support Program. Privatisation in Education. Research Iniciative. ESP Working Paper Series.

Balarín, M., & Ñopo, H. (2017). Merccado privado, consecuencias públicas: Un estudio sobre el funcionamiento del mercado de servicios educativos en el Perú. Lima: Grupo de Análisis para el Desarrollo, GRADE.

Cuenca, R. (2013). La escuela pública en Lima Metropolitana. ¿Una institución en extinción? Revista peruana de investigación educativa N° 5, 73-98.

OECD. (2015). What do parents look for in their child’s school? PISA in focus N°51, 1-4.

Starmer, C. (2016). ¿Qué podemos aprender de la Economía del Comportamiento? Guía de Economía del Comportamiento. Volumen 1 : Políticas Públicas. Instituto Mexicano de Economía del Comportamiento, 41-66.

UNESCO. (2004). Understanding education quality. En UNESCO, Education for All. The Quality Imperative. EFA Global Monitoring Report 2005 (págs. 5-37). Paris: The United Nations Educational Scientific and Cultural Organization.

Verger, A., Moschetti, N., & Fontdevila, C. (2017). La privatización educativa en América Latina. Una cartografía de políticas, tendencias y trayectorias. Education International.

Leave a Reply

Your email address will not be published.